Como resultado de una creciente actividad en redes sociales por parte de la comunidad en normal, te recomendamos mantenerte al irresoluto de cualquier cambio o puesta al día en las plataformas que utilizas.

Para ello te sugerimos:

Revisar los permisos concedidos a aplicaciones que, pasado un tiempo, no recordamos. Ya sea para utilizar un servicio o divertirte respondiendo algún test, muchas aplicaciones te piden acercamiento a la información de tus redes sociales para utilizarlas. Asegúrate que no les dejas permisos que no quieres posteriormente de haberlas utilizado.

Revisa las políticas de privacidad de redes sociales. Algunas tienen más de 5,000 palabras, pero no está de más revisarlas detenidamente y memorizar qué es lo que has aceptado al crear y utilizar tu cuenta.

Comprueba quién tiene permiso para ver tus mensajes. Hay ciertos aspectos de tu perfil que no puedan hacerse privados: por ejemplo, la imagen que usas como alteración o tu imagen de perfil, así como algunos datos básicos como tu nombre de agraciado; cuando los elijas, recuerda que son públicos.

Oculta la Información de contacto y ubicación. Para crear una cuenta pueden solicitarte tu número telefónico o correo electrónico, y en algunos casos, incluso tu dirección postal. En caso de que no los quieras públicos, asegúrate de editar tu perfil y mantenerlos ocultos.

Expedición de mensajes y comentarios. Algunas plataformas te permiten restringir quién puede enviarte mensajes o hacer comentarios sobre tus publicaciones. Para ello, selecciona o bloquea grupos específicos o personas individuales.

Etiquetas en fotografías y vídeos. Igual que en la precursor, tú puedes aprobar si los demás pueden enlazar tu perfil a sus fotografías, y por lo normal, es necesario habilitar esta opción.

Revisa la opción de seguimiento y anuncios. Algunos sitios sociales te permiten ajustar cómo o cuándo se hace este tipo de seguimiento, o qué publicidad te pueden mostrar.

Notificaciones. Muchas páginas y redes sociales solicitan tu permiso para enviarte sus notificaciones, lo que implica obtener información sobre ti. Decide si la información que darás vale la pena tomar por una notificación.

Actualízate sobre cualquier cambio en las opciones de seguridad. Las redes sociales y aplicaciones se actualizan e incluyen o quitan funcionalidades a su producto; revisa constantemente que al hacerlo no se exponga tu información confidencial al mantenerte al tanto de estos cambios.

Contar con una civilización de seguridad informática es muy importante para las organizaciones y los individuos.

Universidad de las Américas Puebla Read More