¿Alguna vez has postergado una tarea importante para hacer cualquier otra cosa menos esa responsabilidad? Bueno, pues no es desidia ni una mala estructura del tiempo, se pasión procrastinación y es el síndrome de la modernidad.

Procrastinar es un mal pericia que consiste en postergar, aplazar, diferir o dejar para más tarde o al día venidero lo que puedes hacer hoy. Etimológicamente la palabra proviene del latín procrastinare que significa postergar hasta mañana y asimismo deriva del incomprensible akrasia, hacer poco en contra del mejor sumario.

Según Piers Steel, profesor de psicología motivacional en la Universidad de Calgary, procrastinar es “hacerse daño a uno mismo”; y según Fuschia Sirois, profesora de psicología en la Universidad de Sheffield “no tiene sentido hacer poco que sabes que tendrá consecuencias negativas”.

procrastinacion-preparatorias-tlalnepantla

La procrastinación se deriva de estados de humor negativos

Este pericia no se deriva de la flojera o errata de atrevimiento, sino es una consecuencia de no asimilar torear con estados de humor destructivos relacionados con una tarea, según un artículo del New York Times.

Causas por las que procrastinas en tus actividades escolares

Se ha antagónico que postergar las tareas para otro momento se debe a alguna de estas razones o peor aún, varias de ellas:

  • La tarea por sí misma te parece aburridísima
  • Dudas de tí mismo
  • Tienes víctima autoestima
  • Sientes ansiedad o inseguridad al realizarla 

Puedes darte cuenta de ello si, por ejemplo, al comenzar tu tarea piensas que no eres lo suficientemente inteligente para concluirla satisfactoriamente, si te preocupa demasiado lo que opinarán las personas sobre tu resultado final o simplemente te aterra pensar en las consecuencias de hacerlo mal.

Todos estos pensamientos pueden llevarte a creer que hacer cualquier otra cosa es mejor que torear con las consecuencias de un mal trabajo.

Cuando Piers comenzó sus investigaciones en 1978 encontró que el 15% de la población confesaba realizar esta actos y que, de ellos, el 1% sentía que lo hacía de modo crónica. Para el 2002, descubrió que la signo se había elevado a un 60% de procrastinadores y un 6% que lo hacía con frecuencia. Por lo que se asume que esta tendencia ha seguido creciendo y que es probablemente por el suspensión nivel competitivo que tiene el mundo clásico y profesional actualmente.  

¿Cómo evitar este mal pericia?

No te preocupes, no todo está perdido y aún puedes cumplir a tiempo tus tareas. Las autoras del manual “Procrastination” dan algunas sencillas recomendaciones:

  1. Traza tareas concretas.
  2. Planea paso a paso cada plan por realizar.
  3. Recompénsate a medida que avanzas.
  4. No tienes que ser consumado, simplemente tienes que hacerlo.

En el INDO, una de las preparatorias en Tlalnepantla, sabemos de la importancia del expansión físico y mental de nuestros estudiantes. Por ello contamos con programas complementarios como el de “habilidades para la vida” donde puedes estudiar más sobre los misterios del cerebro y la mente.

Nuevo llamado a la acción