Jimena López Montaño, recién egresada de la Doctorado en Antropología de la Universidad de las Américas Puebla, obtuvo el premio que otorga el Instituto Franquista de Antropología e Historia: “Fray Bernardino de Sahagún” en la categoría a la mejor memoria de estudios.

“Este premio celebra los mejores trabajos de memoria e investigación a nivel estudios, habilidad y doctorado, en la rama de la etnología y antropología social. Mi memoria se titula “Chuvaj: un acercamiento a la enfermedad Tsotsil de la manía”, es un estudio de caso específicamente de la rama de antropología médica que sucede en los altos de Chiapas. Yo reviso un caso específico de un muchacha tsotsil que es diagnosticado con esquizofrenia paranoide, sin confiscación, su enfermedad se entiende y se vive de guisa muy diferente interiormente de su contexto social, por lo tanto, mi memoria trató de entretener su trayectoria médica comprendiendo esta diferencia de civilización y cosmología que hay rodeando de cuerpo, la vitalidad y la enfermedad” declaró en entrevista, Jimena López.

La recién egresada dijo sentirse muy orgullosa de tener obtenido este gratitud, ya que valora su tarea, la confianza y la transigencia que recibió de parte de la comunidad. Por otro banda, comentó, que fue un proceso de trabajo de campo muy arduo, ya que “trabajar con este tipo de temas tan sensibles y estigmáticos sólo es posible cuando tienes una relación de cercanía y confianza, eso como antropólogo es una de las claves y partes más importantes, asimismo establecer una relación de completa sinceridad con lo que tú estás buscando y con la persona que quieres que te comparta su historia”.

Para que este trabajo de investigación fuera posible, la recién egresada de antropología, tuvo que trabajar desde 2016 cuando arribó a los Altos de Chiapas para realizar sus prácticas profesionales en el CIMSUR – UNAM con el Dr. Jaime Page Pliego, escolar que trabaja la antropología médica. “Yo sabía que la antropología médica me interesaba y interiormente de este gran abano que son los temas de vitalidad, enfermedad y experiencia de la enfermedad, siempre me habían interesado las enfermedades mentales que son acertadamente distintas dependiendo de la civilización de donde las estés viendo”, explicó Jimena, quien realizó su trabajo de campo hasta finales de 2017, dando paso así a la ardua tarea de redacción e investigación bibliográfica que sustentaría de guisa oportuna tan sustanciosa memoria que fue reconocida en la impresión 2019 de los premios del INAH.

Con bloc en mano y tomando notas, Jimena empezó a escuchar la historia de este pequeño, quien tuvo la transigencia de contarle el desprendido proceso que vivió entre el gratitud de su enfermedad y el entendimiento de ésta, como un don para curar. Dándose así, la egresada UDLAP, la oportunidad de explorar el dominio de investigación que le interesaba y los estigmas e ideas rodeando de las enfermedades mentales, siempre tomando en cuenta el entorno en el que ocurren.

Finalmente, al concluir su entrevista Jimena recalcó que la memoria que hizo no la buscó, sino fue poco que apareció en su proceso de exploración en esta comunidad, “la fuimos entretejiendo y descubriendo entre esta grupo y yo. Mi principal consejo es que escuchen y vean donde están, ya que a lo mejor uno trae intereses muy fuertes, pero hay cosas que están pasando frente a tus luceros que requieren atención inmediata y eso es poco muy importante, ser maniático es esencial para cualquier antropólogo”.

Universidad de las Américas Puebla Read More