los-complejos-mas-comunes-en-la-adolescencia

Un arduo contiene todos los pensamientos conscientes e inconscientes, sentimientos, expresiones, sensaciones, y, sobre todo autoprotección, tanto aprendida e innata, que están asociados con un trauma.

Los complejos en la adolescencia se relacionan con la autoestima que tienen nuestros hijos, la presencia positiva de la clan en sus vidas, el calidad de comunicación allegado, el autoconocimiento y el nivel de asertividad.

La adolescencia es una dominada por las hormonas, los grandes cambios físicos, psicológicos y otro multiplicador como la incursión en la dinámica social pueden gestar la aparición de algunos complejos adolescentes como los siguientes.

¿Cuáles son los principales complejos que existen?

Complejos físicos

Los complejos físicos son los más comunes durante la adolescencia, el cuerpo está cambiando drásticamente, no se es irreflexivo, pero siquiera adulto y esta transición hace del cuerpo lo que quiere.

Por ejemplo, algunas partes del cuerpo crecen en desproporción al resto, como la napias o lo dientes; las glándulas sebáceas se activan con los cambios hormonales y aparece el acné en veterano o pequeño medida lo que hace a las y los jóvenes sentirse incómodos con su aspecto.

Aunque es cierto que debemos enseñarles a amarse tal y como es su cuerpo, porque es el único que tienen para el resto de su vida, además es importante que como padres tengamos los fanales correctamente descubierto e identifiquemos aquello que los acompleja y les ayudemos, en la medida de lo posible, a resolverlo. Podemos llevarlos al dermatólogo, por ejemplo, para tratar su piel o al dentista para arreglar su sonrisa.  

Complejos de progreso personal

Los complejos de progreso personal surgen cuando tu hijo adolescente voltea a ver a su rodeando y encuentra que sus amigos están “teniendo logros que él o ella no” y comienza a frustrarse.

Este arduo ha tomado gran relevancia en los últimos primaveras correcto a las redes sociales donde las personas exageramos los buenos momentos y prácticamente anulamos toda situación difícil, haciendo una ilusión de vidas perfectas.

Estos complejos pueden estar relacionados con logros escolares, personales, familiares, económicos y hasta espirituales donde se siente en desventaja.

Complejos de aclimatación social

Este tipo de arduo puede hacer advertir a tu hijo o hija “fuera de división”, no perteneciente, chancillería, ocasional, excluido o poco integrado a los grupos con los que regularmente tiene contacto.

Estos problemas de aclimatación pueden deberse a una deficiente autoestima o autoconfianza que no le permite sentirse aceptado.  

Complejos emocionales

Los complejos emocionales tienen diversos orígenes. Pueden darse como consecuencia de otros complejos como el físico, el de progreso personal o de aclimatación social, e incluso por vivencias que han traumatizado la vida de tu hijo o hija.

El real problema de este arduo es la comparación y sobre este tema tenemos que trabajar con nuestros hijos. Debemos conquistar que se sientas felices y orgullosos con quienes son y con lo que han conseguido.

Para conquistar formar jóvenes sanos y felices debemos ayudarles a explorar sus complejos en conciencia. No siempre se puede evitar que se disparen, pero sí se podemos enseñarles a no cambiar tanto tiempo en ellos e involucrarnos con sus sentimientos y pensamientos.

Entender los propios complejos además ayudará a que tu hijo o hija tenga más empatía con los que lo rodean y piense dos veces antaño de emitir juicios de valencia sobre otras personas.

El Colegio Indoamericano somos una preparatoria donde nos preocupamos por nuestros alumnos y somos especialistas en formar y educar a jóvenes adolescentes y conocemos de la importancia para ti como padre o mamá de informarte sobre estos temas.

Nuevo llamado a la acción

Colegio Indoamericano Read More